Mitos sobre las lentillas que debes de dejar en el pasado

Muchas son las personas que deciden abandonar sus lentes por las lentillas, ya sea por estética o por comodidad, siendo a su vez un elemento muy sencillo de colocar en nuestro ojo. A pesar de ello, muchas son los mitos que se encuentran asociados a su uso, lo cual evita que una gran cantidad de personas tienda a acercarse a ellas. Por este motivo, en este artículo desmontaremos los mitos más populares asociados a las lentillas.

Publicidad

Los mitos sobre las lentillas más populares

Podemos encontrar una gran cantidad de mitos acerca de ellas, sin embargo muchos de ellos engloban un miedo como consecuencia de la falta de información, los cuales aclararemos a continuación.

Perder las lentillas en la parte trasera del ojo

Este es uno de los mitos más extendidos y uno de los que más miedo suelen infundir en las personas; a pesar de ello, esto es algo imposible de ocurrir, debido a que el ojo posee una membrana exterior llamada conjuntiva, la cual la recubre en su totalidad y evita que los objetos puedan desplazarse hasta la parte trasera del ojo.

Si no se sufre de miopía, no podemos llevar lentes

Esto es algo totalmente falso, donde que las personas creen que las lentillas son solamente para aquellas personas que poseen fallas visuales leves. Con la innovación tecnológica de los últimos años, es posible solucionar casi todas las prescripciones mediante el uso de lentillas; de hecho, podemos modificar las lentillas de manera que estas se adapten a las necesidades de nuestros ojos.

Los adultos mayores no pueden usar lentillas

La edad no es un factor que pueda evitar el uso de lentillas, siendo este un mito sumamente falso, ya que en la actualidad incluso podemos encontrar lentillas multifocales. De hecho, es posible encontrar lentillas desarrolladas a partir de diferentes materiales, por lo que estas podrán adaptarse a cualquier tipo de ojo que posea la persona.

Las lentillas incomodan

Otro mito sumamente popular, este establece que usar lentillas puede llegar a ser molesto para la persona después de cierto tiempo. Sin embargo, todas las personas necesitan de un periodo corto de adaptación, luego del mismo no se sentirá en lo absoluto la presencia de la lentilla en el ojo; aquellas personas que continúan experimentando alguna incomodidad, pueden consultar con un especialista para poder identificar la causa específica del problema y tratarlo de raíz.

Son difíciles de colocar

Colocarse la lentilla de forma adecuada puede lograrse fácilmente a través de la práctica, por lo que luego de un breve periodo de tiempo no tendremos ninguna dificultad al momento de colocarnos la lentilla. Hay que recordar que el optometrista nos enseñará como colocarnos y quitarnos las lentillas al momento de adquirirlas, asegurándose de que te encuentres haciéndolo de la forma correcta.

Causan problemas en la visión

Muchas personas tienen la idea de que llevar las lentillas puestas puede ocasionar problemas en nuestra visión, sin embargo, siempre que estemos siguiendo las recomendaciones de nuestro especialista, no sufriremos ningún tipo de problema, brindando el cuidado necesario para las mismas y usándolas por el tiempo requerido.

Sobre El Autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados